[dropcap]U[/dropcap]n junte de maestros podría ser quizás la descripción más acertada para la primera noche del Puerto Rico Jazz Jam, celebrada ante un lleno Teatro Tapia el viernes, 30 de enero, con las participaciones de los legendarios Ray Santos y Eddie Palmieri, acompañados por una Big Band dirigida por Humberto Ramírez, y precedidos por la primera presentación como solista en su país del trompetista Luis Aquino.

Los acordes característicos del jazz latino, con ritmos como mambo, bolero, “blues”, salsa y un poco de pop, hicieron vibrar la sala del Tapia y pusieron a disfrutar a un público que se mostró muy entusiasta, alegre y complacido durante toda la velada.

La noche comenzó con la presentación de Aquino, acompañado por Ledif Franceschini en la batería, Víctor “Poty” Cruz en el bajo y Ceferino Cabán en los teclados.[quote_center] “Wow, 37 años esperando esta noche”, fueron las primeras palabras de un emocionado Aquino[/quote_center], a quien se le vio contento con amplia sonrisa durante sus presentaciones.

El trompetista tocó ritmos de un jazz contemporáneo con algunos toques que se acercan pop, con los temas “Can we talk”, de Babyface; “Dance with a stranger”, de Yanni; “Demasiado bueno”, de Kany García; “Dreaming in metaphors”, de Seal; y “Ahora”, de Yolandita. Esta última interpretación se destacó por los altos acordes de la trompeta magistralmente llevada por Aquino, que arrancó sonoros aplausos y ovación del público.

El artista cerró con el blues “Gingerbread boy”, que contó con magníficos solos en la batería y el bajo; y la canción “Typewriter song”, con sus ritmos rápidos y que sirvió de escenario para el mejor solo de trompeta de Aquino en la noche, para el cual utilizó un “plunger mute” con genial maestría musical. Tras la presentación, Aquino se despidió de un público que le ovacionó complacido.

3La segunda parte de la noche comenzó con los sabrosos temas “Caribe” y “Cochise”, clásicos de Santos popularizados por Tito Puente. Los ritmos de salsa se hicieron sentir por toda la sala con una orquesta de 18 músicos con trompetas, saxofones, trombones, timbales, congas, bongos y piano, dirigida por Ramírez en estos dos primeros números, y luego dirigida por el propio Santos, quien fue presentado por el trompetista Ramírez y recibido con lo que quizás fue el aplauso más sonoro de toda la noche y una prolongada ovación.

Con sus 86 años, cumplidos el pasado 28 de diciembre, el veterano maestro dirigió la orquesta que inmediatamente interpretó una nueva suite en tres movimientos dedicada al “Palladium Ballroom” de Nueva York. El primer tema de la suite fue “Palladium Millenium 3”, con los clásicos ritmos de salsa bailable. Luego, la sala se llenó de romanticismo con “Hollywood bolero”, y posteriormente se escuchó el tema “Blue Montuno”, precisamente con el ritmo de “blues” y el son montuno.

Santos entonces presentó el tema “Azulito”, que escribió para la orquesta de Machito en 1958 y que luego fue grabado por Mario Bauzá en 1990.

Fue entonces que Ramírez volvió a tomar el micrófono para presentar al maestro Palmieri, recibido también con una sonora y prolongada ovación del público. “¡Vámonos pal’ monte!”, soltó de inmediato y con gran humor el músico, que comenzó con un solo de piano titulado “Vida”, y que dedicó a quien fuera su esposa por 62 años.

Tras el solo, Palmieri se unió a la orquesta dirigida por Santos para tocar “3D Mambo”, composición escrita para César Concepción en 1954. La noche cerró con el tema “Sunny Ray”, cargado de alegría que impregnó toda la sala y que sirvió para despedir una noche que, definitivamente, fue disfrutada por los amantes del jazz latino y la buena música.