[dropcap]C[/dropcap]omo en un grato viaje al pasado mezclado con el presente, algunos de los más recordados éxitos de la banda de rock Journey se escucharon en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot durante el concierto que ofreció el grupo la noche del sábado, 21 de marzo.

A eso de las 8:00, cuando todavía la audiencia se acomodaba en sus asientos, se apagaron las luces del auditorio para presentar al vocalista Lou Gramm con un repertorio de 10 temas como antesala al espectáculo de Journey. Lo que comenzó como una presentación frente a muy poco público, terminó siendo un acertado espectáculo que provocó los aplausos de la gente que poco a poco ocupó sus asientos hasta llenar el llamado Choliseo en su versión intermedia (en que la parte más alta del nivel superior está tapada con telas negras).

Lou Gramm-Journey_RCR4013
Shares
Lou Gramm Band

Recordados éxitos que el artista popularizó como parte del grupo Foreigner, como “I want to know what love is” y “Urgent” arrancaron sonoros aplausos y ovación de los presentes, que se mostraron contentos y hasta eufóricos en ocasiones con la presencia de Gramm en tarima. Los temas “Double vision”, “Feels like the first time”, “Just between you and me”, “Cold as ice”, “Blue morning, blue day”, “Midnight blues”, “Jukebox hero” y “Hot blooded” completaron la presentación que duró cerca de una hora.

Tras el espectáculo de antesala y un receso de cerca de media hora, los integrantes de Journey subieron a tarima a las 9:30 para ofrecer un variado repertorio que de inmediato puso a gozar a los fanáticos con “Anyway you want it” y “Separate ways”. Liderado por el vocalista Arnel Pineda, el grupo compuesto por Neal Schon (guitarra), Jonathan Cain (teclados), Ross Valory (bajo) y Deen Castronovo (batería y percusión) continuó con “Be good to yourself” y “City of hope”.

Lou Gramm-Journey_RCR4039
Shares
Journey

Al escucharse los primeros acordes de “Open arms”, el público, que había bajado un poco de ánimo en los temas anteriores, recobró el entusiasmo y coreó durante toda la canción, ondeando las manos hacia los lados con las luces de los celulares encendidas.

El concierto continuó con “Only the young”, “Stone in love”, “Lights” y “Mother, father”. Los fanáticos cantaron algunos de estos temas y aplaudieron con gran entusiasmo al finalizar “Only the young” cuando la guitarra de Neal se escuchó por el recinto con un espectacular solo. Un aplauso similar, con ovación incluida, se produjo al final del tema “La raza del sol” cuando el pianista Jon hizo un emotivo solo en el que incluyó algunos clásicos que muchos tararearon.

Who’s crying now”, “Escape”, “La Do Da” y “Wheel in the sky” fueron los próximos temas, que precedieron las dos canciones más aplaudidas de la noche: el clásico “Faithfully” y la esperada “Don’t stop believing”. Este último tema, que inmediatamente provocó el delirio de los fanáticos, marcó la primera despedida del grupo, que terminó el concierto con “Loving, touching, squeezing” ante un público que se mostró complacido, a juzgar por los aplausos.

La propuesta de Journey contó con un adecuado efecto de luces que alumbró tanto a la tarima como al público de manera apropiada, logrando manejar eficazmente el ambiente esperado en buenos espectáculos de rock. Mientras, el público que coreó muchas de las canciones pareció hacer caso omiso a dificultades con el sonido, que en ocasiones hizo que la voz de Pineda se perdiera entre los ritmos de los instrumentos musicales.

[quote_center]El público que se dio cita se mostró satisfecho con el espectáculo y evidenció que los éxitos que sonaron en la radio hace años siguen siendo los favoritos entre muchos que los recuerdan y cantan con entusiasmo.[/quote_center]