[dropcap]P[/dropcap]asadas las 9:35 de la noche el Coliseo de Puerto Rico, José Miguel Agrelot, apagó las luces para darle entrada a Luciano Supervielle en su faceta de Dj, y tras brillar en los platos fue al piano tan pronto salió Jorge Drexler a interpretar “Causa y efecto”, recibiendo un cálido aplauso de su pequeño grupo de fanáticos que no logró llenar el reducido espacio del recinto.

 

La escenografía constó de un reloj de arena gigante formado con telas, y un puñado de músicos lograron sonar impecablemente durante la veintena de canciones en las dos horas que duró la velada.

[quote_box_center]“Buenas noches, Puerto Rico”, fueron sus primeras palabras logrando gritos y aplausos a granel. Tan pronto retomó la interacción con el público reconoció la importancia de la presencia de cada uno tras tener conocimiento de la situación que vive el país incluyendo la sequía.[/quote_box_center]

 

Siguieron los temas “Polvo de estrellas”, “Sanar” y “El pianista del Guetto de Varsonia” caracterizados con el sentimiento que le imparte Drexler, y logrando que la audiencia cantara casi todos los coros algo que lo emocionó mucho, y lo expresaba libremente en cada comentario que dirigía a los presentes.

Para el tema “Filisberto” aclaró que se la dedicaba a un escritor uruguayo llamado Filisberto Hernández, y proclamó el conocimiento del líder nacionalista Filiberto Ojeda Ríos destacando la coincidencia . El tema fue muy recibido y aclamado por todos.

 

En “La edad del cielo”, “Perfume”, “Eco”, “Fusión”,“Sea” y “Guitarra y vos” la mezcla de sentimientos se hizo sentir de ambas partes llegando al punto de catarsis colectiva hasta escuchar el grito de una admiradora con el término “jevo estás bueno”, y sorprendido buscó el significado de lo expresado agradeciéndolo un poco sonrojado. Lo seguían con palmadas, silbando y chasqueando los dedos.

 

El cantautor rindió homenaje a dos grandes figuras de nuestra patria. Interpretó “Milonga del Morro Judío” (para Juan Antonio Corretjer) y “Olas y arenas” (de Silvia Rexach). En la primera el orgullo patrio invadió a sus fans, y para la segunda se hizo acompañar con Ileana Cabra ( hermana y corista de Calle 13), quien aseguró ser su más fiel fanático y gracias a ella conocer la pieza. Una pena que al interpretarla se quedara corto en los tonos altos, momento que se alejaba el micrófono y no se escuchaba nada.

Prosiguió con “Al otro lado del río”, “A dónde van los pájaros”, “Se va, se va, se fue”, “Universos paralelos” con Ismael Cancel en la batería, y “Deseo”. Finalizó su gran presentación con “Luna de Rasqui”, “Bailar en la cueva”, “Bolivia” y “Todo se transforma”.

 

Cabe señalar que los teloneros de este espectáculo fue la Banda Acústica Rodante compuesta por Nore Feliciano, Mikie Rivera, Walter Morciglio, Rucco Gandía y José Jorge Medina quien sustituyó a Tito Auger. Los jóvenes interpretaron “Todavía”, “A dónde voy”, “#24”, “HF”, “No cantaré” y “Nada en particular”. Los compositores de dichos temas recaían en las manos de Nore Feliciano, Walter Morciglio, Mikie Rivera y hasta de Miguel Bosé. El grupo recibió grandes aplausos cuando le dedicaron temas a Filiberto Ojeda Ríos y a Oscar López Rivera.

Los seguidores presentes se llevaron más que el “Perfume” de este dúo uruguayo, pudieron disfrutar de “dos horas fuera del ojo de la pena”, como bien manifestara el cantante antes de finalizar su íntimo espectáculo.