Por Lexie Marie Torres

Cerca de las 9:30 de la noche el Coliseo de Puerto Rico apagó sus luces y los gritos ensordecedores de casi quince mil personas estremecieron el recinto. Todos esperaban ansiosos que Marc Anthony les regalara un ratito de esparcimiento a través de su espectacular voz y así fue.

De teloneros el grupo cubano Gente de Zona interpretó varios temas obteniendo una gran aceptación. Acompañados por bailarinas muy sexys y con una banda de más de diez músicos, estos chicos deleitaron a los presentes con su ritmo pegajoso donde el 90% eran mujeres de todas las edades.

 

Antes del grupo invitado abandonar la tarima, Marc Anthony apareció e interpretó junto a ellos el tema “Gozadera” causando revuelo y algarabía el primer tema de trece en total. Luciendo mahones, camiseta clara y chaqueta azul de forma extremadamente casual, “Valió la pena” fue la primera canción que le ofreció al recinto. Tenía la libertad de correr hacia todo el coliseo porque la tarima ocupaba el centro del lugar.

“¿Cómo se baila la salsa?”, gritó antes de cantar “Y hubo alguien”, logrando que todos se pusieran de pie y cantaran el coro al unísono. Para “Hasta ayer” se repitió el modelo llegando al extremo de tener que dejar de cantar para escuchar a su fanaticada. Un solo de violín causó aplausos a granel de parte del músico Eddie Venegas, y en la trompeta el músico puertorriqueño Joenuel Lebrón Millán.

 

[quote_box_center]“Buenas noches, muchas gracias por la oportunidad de poder cumplir con ustedes. Dónde está la fiesta? Por acá… por acá…(mientras corría la tarima con micrófono en mano para que los cuatro puntos gritaran fuertemente a especie de concurso), estamos calentando… qué día… por fin aquí en mi querido Puerto Rico. A veces uno tiene que vivir alejado para apreciar las cosas como mi querida patria. Vamos a cantar de lo viejo y lo nuevo. La siguiente canción es una de mis favoritas por favor, cántenla conmigo y gracias por el honor de compartir conmigo”, fueron sus primeras palabras.[/quote_box_center]

Fue entonces el turno para cantar “Flor pálida” el cual fue muy vitoreado. Tocó un solo de batería junto a su percusionista para el tema “Contra la corriente” donde hasta una botella de agua empapó los timbales del músico. Este tema a pesar de que es su tercera producción en el trabajo discográfico homónimo de 1997, producido por Ángel “Cuco” Peña, lo recordaron sus fanáticos y lo entonaron con la misma emoción.

 

Este concierto se caracterizó por ver en escena a un Marc Anthony muy retozón con su público. Complacía a todas las damas que deseaban una foto de él y posaba sin límite de tiempo mientras tiraba besos, guiñadas y hasta bebía de los tragos de las chicas, y mantuvo la sonrisa hasta el cansancio de principio a fin.

 

La primera ovación ocurrió en un medley de baladas que incluyó los temas de “Abrázame” y “Cómo es él”. Un solo de guitarra caracterizó al mismo, pero el sentimiento que transmitió en ambos temas lo hizo merecedor de un largo aplauso lleno de mucha emoción boricua.

“Cómo la están pasando, como les dije esta noche vamos a cantar un poco de todo… pero dónde están las mujeres? (todas gritaban) es que esta canción no la puedo cantar solo… porque la grabé… jajajaja…no, esta noche no…la cantan conmigo?, exclamó mientras hacía señas de gordura claramente en referencia a su colega la India que para el 1994 grabó “Vivir lo nuestro” mientras se corría el rumor de un romance entre ambos. En otros lugares el cantante se ha referido despectivamente de la fémina, y anoche no fue la excepción.

 

“Qué precio tiene el cielo” y “Te conozco bien” continuaron el ascendente concierto hasta la segunda ovación en el tema “Preciosa” donde la bandera de Puerto Rico apareció en las 4 pantallas superior a la tarima. Los presentes parecían desfallecer, y como si fuera un himno cantaban y bailaban la canción junto a su ídolo.

 

Se despidió con el tema “Mi gente” quien lo hiciera famoso el ponceño Héctor Lavoe, sin embargo, deslució un poco en el mismo cuando quería imitarlo y cambiaba los tonos en su voz. Esa falsa salida mantuvo al auditorio gritando en todo momento para que volviera a aparecer, y no se hizo de mucho rogar cuando regresó al escenario.

“Tu amor me hace bien” y “Vivir mi vida” fueron los temas con que cerró el espectáculo tras dejar a un público más que complacido. Las palabras de agradecimiento, y el derroche de emoción eran más que evidente en el rostro del cantante de padres puertorriqueños. Con un beso a la tarima selló el pacto entre los suyos.

Definitivamente los seguidores de Marc Anthony en Puerto Rico cada año son más. Hoy el cantante repite su concierto a partir de las 8:00 de la noche en el Coliseo José Miguel Agrelot.