[quote_center]“Y colorín colorado esta historia NO se ha acabado”[/quote_center]

Por Lexie Marie Torres

[dropcap]L[/dropcap]os latidos del corazón de Yolandita Monge fueron más fuertes que nunca la noche del domingo 20 de septiembre tras su concierto en el Coliseo José Miguel Agrelot. Cerca de las 5:00 de la tarde, los fanáticos que llenaron la sección reducida, comenzaron a vitorear y a dar palmadas para que la cantante saliera a deleitarnos.

 

Una pantalla comenzó a proyectar fotos de Yolandita desde que nació y toda su carrera artística mientras en forma ascendente lograba éxitos tras éxitos, y el tema del “Poder de tu amor” se escuchaba instrumentalmente. Al final del mismo se leía “Y colorín colorado esta historia NO se ha acabado”, mientras todos gritaban tras la emoción que dejaban los visuales en la audiencia.

Desde el sótano, subío la cantante en una plataforma mientras cantaba “Historia de un amor” y “Todavía” ataviada de traje largo color negro. Tras grandes aplausos y muy emocionada se dirigió a sus seguidores por primera vez donde habló por 7 minutos y su voz se iba entrecortando en niveles ascendentes.

[quote_center]Estoy más enamorada que nunca de él, cómo puede ser eso posible y lo amo más que nunca.[/quote_center]

[quote_box_center]

“Buenas tardes, aquí bebiendo mi agua caliente doctor… se encuentra aquí mi quinesiólogo, mi doctor, mi amigo, mi gurú, el hombre que me ha puesto aquí de pie en conjunto con otras querencias. Me he querido rodear de todas las cosas que son parte de mi diario y esta era la casa de Topy. ¡Qué difícil ha sido todo esto desde el primer momento en que todo sucedió! Ha sido un largo caminar, ha sido un caminar y un caerse, un levantarse, un limpiarse toda la sangre de las rodillas y de los codos, la sangre que a veces sale de los ojos, ante aquellos que algunos podrían llamar la injusticia.

 

Los que no comprendemos, lo que se olvidan que todos llegamos aquí con un pasaje de regreso y que nunca sabemos cuando nos vamos. La muerte está llena de vida, como la vida está llena de muerte. Y hay que comprender y hay que continuar, sobretodo si te ha tocado vivir y celebrar la vida, y hacer una historia de amor maravillosa que te ha enseñado día a día que siempre hay que continuar. Ese gran motivador que fue Topy Mamery, nunca pensé en mi vida que estaría hablando de él con un fue, pero me siento muy orgullosa.

 

Nuestra familia, sus hijos, su madre, sus hermanos, y haber tenido la suerte con aquellos que compartieron con él, aquellos a quien él les tocó su corazón, saben de lo que hablo. Aquellos de los que cuando tuvo la oportunidad de estar en la televisión les abrió los ojos y los oídos a muchas cosas que tienen que ver con la situación social del país. Gracias mi amor yo sé que estás aquí porque esto está impregnado de ángeles y el primero eres tú. Y yo quiero decirles que le alquilé a Don Francisco la guagua(risas) y está parqueadita allá afuera, le estaba diciendo ahorita a mi mamá porque estaba como con un llantito… y dije… esa guagua de Don Francisco que está allá afuera que me la prestó, porque Don Francisco es mi amigo, es para todos aquellos que están con un llantén y una cosa… se lo van a llevar para la sala de maternidad.

 

Hay que reír porque esta es la celebración de vida de Topy, hay que saber llorar con una sonrisa en la boca, hay que saber celebrar y sentir, salirnos un poquito de esta parte humana que tenemos y darles ese espacio, abrir esa ventana como decía él, siempre hay que dejar una ventana abierta para aquello que no sabes que puede estar ahí para ti, dejar esa ventana abierta y esa ventana grande en tu corazón.

 

Aloja a Topy Mamery ahí, que me deje un espacio a mí para cuando yo me vaya, que es ya mismo porque hace tres días atrás estoy celebrando, y lo digo con mucho orgullo, ya llegué a la tercera edad cumplí 60 años, no se asusten que eso es un número nada más, para aquellos que están hacienedo fila por si acaso buscar a la viudita (risas y cantó) -Yo no soy la viudita la hija del rey y no estoy buscando pa’casarme y ni quiero encontrar con quien-. No puede ser porque estoy más enamorada que nunca de él, cómo puede ser eso posible y lo amo más que nunca.

 

Y a través de mis querencias, a través de sus hermanos, de su madre, de sus hijos, de la familia más allegada, de esa familia extensa que son ustedes he querido celebrar esto en la misma manera que comenzó esta historia de amor, con ustedes que fueron testigos de esta historia de amor. Con Topy había que cerrarlo de la misma manera. Ustedes que me vieron tras bastidores dándome besitos con él, comiéndonos un bacalaito allí en las fiestas patronales… hoy que ya no está en su cuerpo físico presente, con ustedes celebrarle la vida y decirle hasta luego y continuamos.

 

Gracias por estar aquí por acompañarme en este momento tan íntimo de mi vida, gracias, gracias por el privilegio que me dan de poder compartir esto tan hermoso para ustedes, el que quiera llorar, no llore, allá afuera está la guagua de Don Francisco.                                                                         YOLANDITA MONGE

[/quote_box_center]

Recibiendo así vítores como “Viva”, “Bravo”, “Te amamos”, “Eres una guererra” para luego interpretar “Te extraño” con un poco menos de ropa y donde se sentó en la orilla de la tarima improvisando a capela “Amor eterno” y “Espérame en el cielo corazón” sobrecargada de mucho dolor y sentimiento. El primer tema un poco movido fue “Buenos días tristeza” donde toreaba y sacudía su traje, precedido de un vídeo cuando el 31 de marzo de 1990 contrajo matrimonio con Carlos Mamery , momento que aprovechó para cambiarse de vestido y lucir un traje largo color verde menta.

“Yo sé que ustedes lo sienten, pueden cantar conmigo” acotó mientras cantaba “Amor del bueno” y “Demasiado fuerte”. En el tema movió su falda dejando ver su ropa interior a la vez que decía: “demasiado fuerte” mientras todos gritaban. Para “Quítame ese hombre del corazón” el público cantó junto a ella, y antes de comenzar un popurrí de grandes éxitos dijo: “A veces la honestidad molesta”.

 

Acompañada por dos guardaespaldas bajó al área de arena para cantar el medley que consistió de los temas “Débil”, “Te veo pasar”, “Mágico”, “Este amor que hay que callar”, “La distancia”, “Cantaré”, “Contigo”, “Dime cuando” y “Sobreviviré”. Caminando entre sus fanáticos y besando y saludando a todos, cantó junto a un joven que se emocionó al extremo, y compartió junto a Manny Manuel que también entonó algunas líneas en el tema “Mágico”, mientras todo lo aplaudían. También le regalaron una rosa y para “Sobreviviré” la emoción la traicionó y todos la ayudaron a finalizarlo.

Confesó que a su fenecido esposo le encantaba la bachata aunque nunca aprendió a bailarla. Y así realizó un medley de bachata con los temas “Cuando te toque llorar”, “Me sorprendió la luna”, “Segunda parte”, “Mi wachiman” y “Yo quiero andar”. Volvieron a proyectar el vídeo de la boda y recepción junto a grandes amistades, momento jocoso ya que los peinados eran de la época, y muchos artistas lucían jóvenes para ese entonces, y hasta algunas palabras de su suegro Gilbert Mamery fueron recordadas.

 

Ese momento lo aprovechó para su tercer cambio de ropa. Esta vez con traje corto azul claro interpetó “Cierra los ojos” y “Aquí me ves de pie”. Otro de los momentos emotivos fue el tema “Yo te extranaré” en la voz de sus hijos Imanol Mamery y Paola González. El tema que en el 2008 popularizara el dúo Tercer Cielo provocó lágrimas y mucha emoción ya que la revelación de ese momento fue Paola demostrando una gran voz junto a su hermano, y al final la unión de su madre conteniéndo las lágrimas cantó junto a ellos. Los tres elevaron la urna donde están las cenizas del empresario.

Y el momento más esperado fue el tema “Sin ti” donde la cantante obtuvo su primera ovación mientras proyectaban fotos de Topy Mamery entre nubes, y toda su vida en fotos desde el momento de su nacimiento hasta el trágico fallecimiento el 2 de diciembre del pasado año.

 

Tras una falsa salida y dejando a sus seguidores en espera de más volvió a salir con un nuevo cambio de ropa, esta vez ataviada con traje largo color blanco e interpretando “El poder del amor” donde nuevamente tuvo una ovación. Aprovechó la ocasión para agradecer a todo su equipo de trabajo, y recordó a muchos que se han ido al plano celestial antes y después de la muerte de su esposo.

 

Estuvo acompañada por unos grandes músicos dirigidos por el guitarrista Ito Serrano, entre ellos Eggie Sierra, Ramón Sánchez, Héctor Matos, Seferino Cabán y en los coros Yanira Torres y Wandy Reyes. También tuvo un aparte donde presentó a figuras de la clase artística que se encontraban presentes, y luego de sus nombres vociferaba un “carajo”, causando risas.

Finalizó el concierto con el tema “Color esperanza”, que popularizara Diego Torres en el 2001, junto a toda su familia que subió con ella al escenario incluyendo a su nieto Luca el cual mecía en sus brazos mientras cantaba. Un vídeo de momentos de Topy en sus labores en Wapa TV y su voz se escucharon por el recinto.

 

Y como dice la canción “lo importante se puede logar, la tristeza algún día se irá y así será, la vida cambia y cambiará”. Los latidos de su corazón crecieron más cuando notó que a pesar de las pérdidas, la vida sigue y las oportunidades que le regala como ser abuela, poseer una linda familia, contar con un público que aún la ama y apoya, y poseer a los 60 años una voz espectacular, son algunas de las razones que tiene Yolandita Monge para convertir en sonrisas cada una de sus lágimas.

 

“Latidos de mi corazón”, otra producción de César Sainz.