Por Adalys Bonilla Ramos

[dropcap]C[/dropcap]on absoluta naturalidad, como si estuviera en la sala de su casa rodeado de familiares, Glenn Monroig se presentó ante cientos de fanáticos que se dieron cita la noche del viernes, 11 de diciembre para disfrutar de su espectáculo “Desenchufao” en la sala del Teatro Tapia en el Viejo San Juan.

El artista subió al escenario junto con cinco músicos y una corista que le acompañaron durante la amena velada, en la que compartió anécdotas, pensamientos, filosofías de vida y muchas bromas con el público que evidenció disfrutar cada instante de la noche.

El repertorio musical comenzó con Segundo a segundoCorazón y Nuestra mesa. “Buenas noches y bienvenidos todos”, comentó entre canciones, cual buen anfitrión.

“Vamos a cantar una canción muy linda, que a mi me gusta dedicársela desde hace un tiempo a mis hijas”, explicó como preámbulo al tema Vivir para ti, que entonó, como de costumbre, con mucho sentimiento. Continuó con Yo sé que volverás, interpretada a dúo con la corista, Yanira Torres, “de la cepa de los Torres”, aclaró el cantautor en referencia a la hija del fundador del cuarteto Los Hispanos, el maestro Wisón Torres, quien se les unió más tarde en la velada.

El espectáculo continuó con el tema navideño Está nevando en Puerto Rico, en donde sobresalió el saxofonista Frankie Pérez al ritmo del blues.

“Hace 32 años escribí esta canción”, recordó Monroig antes de comenzar el exitoso tema Me dijeron, uno de los más aplaudidos por el público. “¡Todos somos iguales ante los ojos de Dios!”, exclamó al terminar, en medio de los aplausos, en alusión a la canción que trata el tema de la homosexualidad.

Tras reflexionar sobre la crisis por la que atraviesa el país y los cientos de puertorriqueños que han decidido probar suerte fuera de la patria, Monroig estrenó el tema Yo me quedo, en la que resalta los atributos de la isla y el orgullo que siente por ser boricua. “¡Qué viva mi patria coño!”, exclamó al terminar, arrancando sonoros aplausos de la animada audiencia.

La participación de la invitada especial Mónica Nieves fue excelente y muy apropiada para la velada.

Quizás el momento más emotivo de la noche se dio con el tema Cuando la lluvia cae, que el artista cantó a duo con la grabación de la voz de su recordado padre, Gilberto Monroig. Al terminar la canción, Glenn invitó al escenario a Wisón Torres, quien lo acompañó con los temas El vicio y Sin tu cariño.

A continuación, el artista entonó el popular tema Causa perdida, con arreglo especial de su director musical, el maestro Frankie Suárez.

Las canciones Y entonces, interpretada en muy acertado dúo con Yanira Torres, Solo y Por siempre marcaron el final de la primera de dos presentaciones del artista en el Tapia.