Por: Adalys Bonilla Ramos

Romeo Santos ofreció un excelente espectáculo en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot.  El artista se presentó ante miles de personas que, aunque no llenaron a capacidad el lugar, disfrutaron de un gran concierto, el primero de tres que ofreció en la Isla como parte de su gira mundial The King of Bachata, Vol 2. 

El espectáculo comenzó a las 9:56 de la noche. No hizo falta que el “Rey de la bachata” comenzara a cantar, ni siquiera que se escucharan los primeros acordes, para que el público estallara en incesables gritos de ovación que continuaron durante las dos horas y 15 minutos que duró el concierto.

Romeo_PMR0793
Shares

Inocente, Amigo, Por un segundo, Loco y Cancionsitas de amor fueron los primeros temas, todos corridos, solo con breves pausas del artista para animar a la audiencia con “¡Buenas noches!”, “¡Que se sienta!” y frases similares. La respuesta no se hacía esperar. Al público le gustaba lo que estaba pasando, continuaba de pie, moviendo las caderas y coreando las letras de las canciones y aplaudiendo con entusiasmo cada número.

“Quiero dar lo mejor de mi en este escenario, como siempre, pero sobretodo porque siento que esta noche estoy en uno de mis hogares”, aseguró durante su primer saludo oficial.

Acto seguido, presentó entre bromas a uno de los nueve músicos que le acompañaron: el guitarrista, un boricua que tocó los primeros acordes del próximo tema, Su veneno. Luego Romeo continuó con Promise, que entonó a duo con uno de sus dos coristas.

Entre canciones, el pícaro artista compartió bastante con el público. Su usual sentido del humor provocó risas, sobre todo durante los momentos en que integró a personas de la audiencia al azar. Escogió a un hombre para que representara al sexo masculino durante una pequeña batalla de sexos que culminó con una oda a las mujeres como preámbulo al tema Infieles; exclamó “¡Puerto Rico, necesito una gordita!” antes de subir a una mujer del público al escenario para dedicarle Solo por un beso, precisamente dándole uno imprevisto; bromeó con una pareja que dijo llevar seis años juntos para presentar el tema Necio; y hasta hizo un pequeño concurso con varios hombres del público para dejarle a uno de ellos el escenario con Ella y yo.

El público disfrutó cada parte de la noche. Las canciones fueron casi todas coreadas de principio a fin, las sillas no le hicieron falta a muchos que permanecieron de pie durante todo el espectáculo, y muchos otros daban pasitos de bachata frente a sus asientos, con pareja o sin ella.

Noche de sexo, Mi santa, Odio, Eres mía e Hilito, fueron parte del repertorio que incluyó 25 temas, entre ellos un popurrí de éxitos que popularizó junto al grupo Aventura. Con Obsesión, el artista se despidió por primera vez, y finalmente abandonó el escenario tras Propuesta indecente, ante una audiencia que continuaba aclamándole sin importarle la hora.