por Dede Vidal

El Malo del Bronx, nacido y criado en Nueva York de padres puertorriqueños, desarrolló el amor hacia la Isla del Encanto gracias a su abuela materna. Para William Anthony Colón Román su vida representó varios retos que lo hizo madurar a una edad muy temprana. Convertirse en el hombre de la casa significaba salir a la calle y ganarse la vida. A pesar de sus 16 años, Willie encontró su profesión tocando el trombón mientras descubrió ritmos afro-caribeños en la que luego se les llamara Salsa y firmara con el célebre sello de Fania.

Celebrar 50 años de trayectoria musical significa mucho y esto no fue él solo. Tuvo que contar con la ayuda de Héctor Lavoe para que su voz cautivara a miles de fanáticos, y luego, de Rubén Blades, con quién adquirió el primer disco de Salsa con más de 1 millón de copias vendidas (Siembra).

 

En sus momentos que llevó su trayectoria musical por sí sólo contó con varios éxitos como Amor verdadero, Soñando con Puerto Rico y El gran varón, al que escandalizó la iglesia católica pero fue reconocido por Carolina Herrera y Oscar de la Renta con un premio humanitario.

En los momentos que se encontraba nada que hacer, reforzó sus destrezas musicales estudiando teoría musical, composición y orquestación. Luego encontró varios proyectos con estrellas de la música latina como Celia Cruz, al que grabaron dos producciones, “Only They Could Have Done This Album” en 1977 y el álbum en dueto “Celia & Willie” en 1981.

 

Luego de siete años de ausencia, Willie Colón llegó a Puerto Rico el 12 de noviembre para celebrar su aniversario de oro, o mejor dicho, 50 años Est. 1966. Para muchos artistas, hacer su presentación en el Coliseo de Puerto Rico tiene un gran significado para su profesión. No es de extrañar que Colón quería estar en ese recinto al cual llenó con su fanaticada.   Considerando que ya tiene 66 años de edad, El Malo del Bronx presentó un espectáculo maravilloso. Su voz mostró una gran mejoría con el paso de los años, con sorbitos de vino, por supuesto. Y su orquesta con más de 15 músicos fueron muy buenos.

Willie Colón hizo honra a su amigo y cantante Héctor Lavoe en dos ocasiones durante el conciento. Inició la misma interpretando los temas Che Che Colé y Calle Luna Calle Sol.

 

Soñando con Puerto Rico fue otro tema que cautivó a la audiencia. Un toque primordial del cuatro puertorriqueño y palabras como “puertorro” y “friquitín” hizo que el público escuchara el tema, letra por letra, absorbiendo el amor a la patria.

 

En el género de la salsa siempre se encuentra un nombre para el título de una canción, y fue así con Juana Peña, el personaje hecho canción por Willie. Su voz mostró mucha madurez y buen entono, mejor que cuando estaba como solista en los años 80.

Otros temas como Abuelita, Sin poderte hablar, Gitana, Mi sueño, Idilio, Amor verdadero llenaba los espacios en la sección de arena para que las parejas bailaran al son de Salsa.

El tema El gran varón fue lo que hizo a la gente cantar y bailar, tanto en arena como en los asientos del recinto. Un acuerdo unánime del público se convirtió en una euforia alegre que vibró en el local.

 

En varias ocasiones, Willie se unía con otros trombonistas para dar una descarga musical. Sin embargo, su sección de percusión fue sólida, especialmente cuando lucieron sus mejores colores en Héctor’s Medley (la segunda dedicación al cantante) que incluyeron los temas El Cantante, Periódico de ayer y Ese el que todo lo sabe.

 

No podía faltar un poco de espíritu navideño con Aires de Navidad, y bailar con La Murga.

 

Durante toda la presentación, el artista demostró que es un showman natural, capturando el género de salsa y la ciudad que lo vio nacer con un colorido espectáculo usando su cronología desde su primer disco en 1967.

 

Tampoco faltó los momentos chistosos cuando aconsejó a las parejas en mantener el romance en el matrimonio “mi esposa y yo mantenemos el romance dos veces en semana cuando visitamos un restaurante módico donde nos pones manteles blancos y velas…dos veces en semana; yo voy los martes y ella los jueves”.

Para la persona que no ha escuchado la música de Willie Colón, o que nunca ha estado en esa área de Nueva York, tenga presente que el Malo del Bronx le llevará a ese lugar más rápido que el tema Empire State of Mind de Jay Z y Alicia Keyes. Es el lenguaje musical que tiene la mezcla de esos ritmos latinoamericanos que da cosquilla y provoca al ser humano a bailar. Una música al que el don de espontaneidad por parte de Willie y a su vez estando en onda con el resto de su orquesta. Y ver como toma arranque del trombón y cantar completa un combo de entretenimiento para todos.

 

Playlist:

  • Medley Che Che Colé
  • Abuelita
  • Soñar con Puerto Rico
  • Sin Poderte Hablar
  • Gitana
  • Juana Peña
  • Mi Sueño
  • Idilio
  • Amor Verdadero
  • Quiero Saber
  • Oh que será
  • El Gran Varón
  • Hector´s Medley
  • Aires de Navidad
  • La Murga