En su última noche, se hizo historia en el Puerto Rico Heineken JazzFest.  El Rey del Bajo, Bobby Valentín, debutó en el género de jazz; Lannie Battistini hizo su sueño realidad al estrenarse en el escenario del JazzFest y por primera vez, un homenajeado del Festival acompañó en tarima a los jóvenes estudiantes que componen Puerto Rico en Berklee.  Sin duda alguna, una edición imposible de olvidar.Puerto Rico en Berklee, dirigido por el profesor puertorriqueño Eguie Castrillo, demostró una vez más por qué estos talentosos jóvenes son parte de la universidad de música contemporánea más grande y prestigiosa del mundo, Berklee College of Music.  En cada una de las canciones, Castrillo les permite a los músicos sacar lo mejor de ellos, luciéndose en solos musicales que reafirman el futuro prometedor que tienen los jóvenes. En “Friday Morning”, los acompañó Danilo Pérez y los saxofonistas Jonathan Suazo y Edmar Colón, en un “jameo” donde se destacó un tú a tú entre las congas de Castrillo y las teclas de Danilo.  “Estos jóvenes son los que van a echar a este país hacia adelante”, finalizó Pérez, emocionado de haber participado en tarima junto al grupo.

Acto seguido, subió a tarima otro egresado de Berklee, Lannie Battistini con su grupo Hands In Motion.  El virtuoso del piano complació al público con un repertorio tropical donde las congas de Johnny Vergara, la batería de Tony Cintrón, Elías Tona en el bajo y el saxofón de Nalisio Rivera se conjugaron en exacta cadencia para un sabroso banquete musical.  La mayoría de los temas fueron “un viaje por todas las manifestaciones de música latina”, según expresó el propio Battistini.  Sin embargo, en el tema “Nomenclatura”, título de su más reciente producción, la travesía cambió de rumbo hacia un destino romántico y de suave sensualidad, que, con el atardecer sanjuanero como telón de fondo, hizo de la presentación una mágica y especial.

El cierre a cargo de Bobby Valentín y su grupo The LJ’s fue una explosión musical que solo un maestro como Valentín podía lograr. La primera canción, “De Nuevo a la Carga”, fue un anticipo de lo que por espacio de casi dos horas el público disfrutó – una magistral presentación a cargo de una de las leyendas de la música tropical.  Valentín nos deleitó al son de latin jazz, boleros con visos de big band, descargas salseras y un fuerte dominio de los vientos.  Las instrumentaciones de Eliut Cintrón (trombón), Angie Machado (trompeta), Javier Oquendo (congas), David Marcano (batería), Eduardo Zayas (piano) y Ángel Torres (saxofón) eran sólidas y con fluidez natural.  De seguro escucharemos mucho más de esta nueva etapa del Rey del Bajo.

 Por su parte, Luis Álvarez, vicepresidente de la división de Licores de Méndez & Co y productor del Festival, afirmó satisfecho: “Después de 27 años, el Puerto Rico Heineken JazzFest acaba de entrar a una dimensión nueva, no solo por el espacio que estrenamos en Bahía Urbana, sino porque en estos 4 días viajamos por todas las manifestaciones de lo que es el jazz.  Todo conspiró en perfecta armonía para darle más espacio a todos, al público, a los músicos, y a sus presentaciones.”