El cantautor colombiano trae lo major de su repertorio al Choliseo

 por Dede Vidal

Juanes fue uno de varios artistas que estaban pautados originalmente para presentarse en el Coliseo de Puerto Rico en el 2017.  No obstante, llego a nuestra isla el pasado 15 de junio para promover su más reciente producción Mis planes son amarte.

 

Ante un recinto preparado al prototipo anfiteatro, se pudo apreciar que estaba a un 85% de los asientos ocupados. A las 9:00 de la noche subió a tarima el cantante dominicano Vicente García listo para calentar la audiencia Borincana.

Cargado con un repertorio de 15 canciones, los temas Dulcito e coco, Bachata en Kingston y Zafra Negra recibió elogios del público. Su orquesta se presentó reforzada de percusión, teclados y metales de aire que acompañaron al cantante por 45 minutos.

 

Al igual que otros músicos invitados durante la gira Amarte Tour, Vicente García sirvió de puente para que Juanes cruzara mientras su viaje espacial estaba por comenzar.

 

Con el vapor soplando hacia adelante y un video de Juanes como astronauta mirando una foto de su amada, el estado de ánimo se estableció en el Choli para un romance cósmico y un concierto visual. El cantante colombiano contó con la ayuda del puertorriqueño Kacho López Mari para los imágenes y videos que se desplegaron durante la presentación.  Al abrir con A Dios Le Pido, llevó al público hacia el 2002, provocando a que se levantaran a bailar y cantar.  Se puede decir de el cantautor colombiano sabe que su canción es una herramienta ponderosa.

La creatividad de algunos artistas envejece con gracia, mientras que otros luchan por mantener ese fuego “vivo” porque creen que está ligado a su “juventud”. Sin embargo, Juanes entiende que el talento no envejece; simplemente crece con lo que aprendes sobre el amor.  Si hubo un efecto de difundir sus canciones clásicas, como Mala Gente y Me Enamora, con su álbum Mis Planes Son Amarte, fue que demostró la facilidad con la que el caballero de Medellín se ha convertido en un artista.

 

Mientras que sus trabajos anteriores se vuelven llamativos, rimbombantes y enérgicos, su más reciente trabajo como Ángel,El Ratico y Perro Viejo son temas de madurez y experimental. Mientras las imágenes de él brillaban con un “brujo” recordando su amor por esta “mujer” a través del tiempo y el espacio, el comportamiento afirmativo y la cálida personalidad de Juanes hicieron que la noche pareciera una declamación de que el amor siempre viene, pero tienes que trabajar para que se quede.

 

Juanes aprovechó el momento para hablarle a los presentes y expresar su admiración de cómo los puertorriqueños se han estado recuperando y levantando poco a poco a casi nueves meses del paso del huracán María. De hecho, incluyó en su repertorio el tema La luz, el cual provocó a toda la audiencia en cantar a todo lo alto: “Se fue la luz en todo el barrio. Prende las velas que la fiesta no se apaga”.

 

Vicente García regresó a la tarima a acompañar a Juanes interpretando un medley de canciones, rindiendo homenaje a Héctor Lavoe, Joe Arroyo, Gustavo Cerati y Juan Gabriel.  Se pudo apreciar como el cantautor colombiano puede participar con otros colegas, sin perder la esencia de quien es como artista, sin olvidar de dónde viene, o las cualidades humanas que realmente importan y lo hacen a él y a su música, única y genial.

 

En resumen, regresaría a otro concierto de Juanes ya que es TOTALMENTE DIVERTIDO, pero también para admirar al caballero de Medellín desarrollándose cada vez más en un genio de la música latinoamericana.  No vacila en presentar sus temas como capítulos de su carrera musical, o los visuales como un álbum, es de admirar como Juanes se queda real ante el estrellato.